Que la libertad siempre compensa y que la ‘inventó’ Dios podría ser, a grandes rasgos, el resumen del mensaje de este conjunto de textos en los que San Josemaría desgrana la libertad como don de Dios y la consecuente responsabilidad con la que han de corresponder los hombres.

“En caso de duda, elegir siempre la parte de la libertad”. Son palabras de San Josemaría, rememoradas por Monseñor Javier Echevarría, Obispo-Prelado del Opus Dei, en el prólogo a Una libertad para ser vivida, elenco de textos que ofrecen una visión panorámica del pensamiento de San Josemaría, Fundador del Opus Dei, sobre la libertad.

La edición de esta antología de textos está a cargo de Andrea Mardegan (Milán, 1955), doctor en Letras Modernas y en Teología bíblica y ordenado sacerdote por Juan Pablo II en 1984. En las primeras páginas, Mardegan narra cómo fue su primer encuentro con San Josemaría, a quien conoció cuando era estudiante, entre el fin del liceo y el comienzo de la universidad. Participó de algunos encuentros con él en Roma, durante actividadesde formación organizadas por el Opus Dei en 1973 y 1974, con jóvenes italianos y de muchas partes del mundo: “Te dejaba pensativo en un ambiente de profunda alegría, se percibía su profundo interés en cada persona por cómo le atendía, se palpaba su gran vida de trato con Dios y se respiraba un gran clima de libertad que impulsaba hacia las grandes metas”, dice Mardegan.

Esta antología que se publica ahora, fue en el año 2004 cuando vio la luz por primera vez y no ha sido hasta mayo de este año 2010, cuando se ha editado en lengua castellana.

Monseñor Echevarría, testigo privilegiado de tantas enseñanzas de San Josemaría, recuerda en el prólogo la convicción de San Josemaría -profundo conocedor del alma y de las vicisitudes humanas-, al considerar que con el respeto, el amor a la libertad y a la responsabilidad personal se hubieran evitado la mayor parte de las tragedias humanas y los horrores y crímenes ocurridos en la historia.

En la   imagen, una panorámica de Nueva      York con el icono de la libertad en  el  centro

En la imagen, una panorámica de Nueva York con el icono de la libertad en el centro

Estructura de la antología
El amor por la libertad era vivido de tal manera por este santo de nuestros días, que ha dado origen a una gama muy diversa de consideraciones y aplicaciones. Mardegan explica que “en este libro la sistematización de los textos a través de los contenidos se ha operado teniendo presente una dimensión teolgica y antropológica que constituye el verdadero trasfondo, con el fin de ofrecer al lector un recorrido de profundización espiritual personal de la libertad creída, buscada, vivida”, añade el autor.

Todas las biografías y los estudios sobre el pensamiento de San Josemaría, ponen en evidencia la centralidad del valor que da a la libertad como don de Dios. Es el elemento que unifica su personalidad espiritual, su vida y sus obras. Es sabido que en los asuntos políticos, económicos, culturales, etc., los miembros del Opus Dei actúan con libertad y con responsabilidad personal, sin involucrar a la Iglesia o al Opus Dei en sus decisiones.

Pero la enseñanza de San Josemaría sobre la libertad no tiene su máxima aportación sólo en esos aspectos y así se trasluce en esta selección de textos. Siendo todos ellos aspectos muy importantes de la libertad, ésta influye en toda la vida cristiana, con su variedad de modos. Para él, la libertad es caracterísitica esencial en toda la vida espiritual del cristiano, en su relación con Dios, con los demás y con el mundo.

Andrea Mardegan, sacerdote, actualmente desarrolla su ministerio en Milán. “Una libertad para ser vivida”, (173 pg. Editorial Cobel), ha salido publicada en castellano por primera vez en mayo 2010. Autor de otros libros sobre espiritualidad, editó también la antología de Josemaría Escrivá: En los brazos del Padre. Escritos seleccionados sobre la paternidad divina. Marietti, 2000.

texto de http://www.es.josemariaescriva.info

About these ads