Padre e hijo leían juntos y con emoción el periódico. El niño se encontraba sentado en las piernas del papá que, feliz, le comentaba una a una las noticias.
De pronto, apareció un anuncio en letras mayúsculas: «HE AQUÍ LA LISTA COMPLETA DE CARRERAS SEGÚN LAS ENCUESTAS MÁS RECIENTES». El niño, con rostro brillante e ilusionado, empezó a leer: ingeniero, bombero, dentista, político, futbolista,
Su dedo acariciaba la superficie del papel mientras repasaba los nombres. Terminó. Dirigió sus grandes ojos hacia su padre y, con un gesto de angustia pintado en la cara, volvió a repasar cada una de las profesiones citadas: arquitecto, campesino, policía, abogado, cirquero, tenista, … yendo cada vez más rápido.
Una vez que hubo repasado dos o tres veces la lista, su padre le paró comentando: «No te afanes, hijo; el sacerdote no aparece en la lista». (tuguiavocacional.info)

Sin embargo, según la revista Forbes, un estudio realizado por la Organización Nacional de Investigación de la Universidad de Chicago dice que el sacerdocio es el trabajo más feliz del mundo:

“A la cabeza de la lista, como los trabajadores más felices, se encuentran los clérigos tanto católicos como protestantes, seguidos por bomberos, fisioterapeutas, escritores, educadores especiales, maestros, artistas y psicólogos. La mayoría de las personas que ejercen estas profesiones (80%) afirman sentirse «muy satisfechos» con su trabajo porque implica ayudar a la gente, a pesar que todas estas tareas implican una remuneración muy baja. ”

Etiquetas: , , , ,